bonusbank

Comienza por la F. Necesario para evolucionar. 8 letras.

Si lo has acertado, solo hay 2 opciones: o eres una verdadera eminencia en el mundo de los crucigramas o tu mente va un paso más allá.

Lo hayas adivinado o no, te aconsejamos que sigas leyendo.

bonusbank

Comienza por la F. Necesario para evolucionar. 8 letras.

Si lo has acertado, solo hay 2 opciones: o eres una verdadera eminencia en el mundo de los crucigramas o tu mente va un paso más allá.

Lo hayas adivinado o no, te aconsejamos que sigas leyendo.

La Respuesta es: FEEDBACK

una palabra breve. un concepto clave

La Respuesta es: FEEDBACK

una palabra breve.
un concepto clave

Hace ya unos meses, nos cruzamos en nuestro camino con una de esas personas que sin duda disfruta de su trabajo y hace disfrutar a aquellos que están cerca; se trata de la consultora Bibi Villa: una amante de la innovación, la cultura emocional corporativa y la creatividad.

 

Hoy, queremos compartir contigo una serie de conceptos, ideas y reflexiones de la infinidad de contenido de valor que podrás encontrar en su blog.
Concretamente, relacionado con un concepto clave dentro de la lógica de BonusBank, una palabra tan breve y a la vez poderosa como el FEEDBACK.

Hace ya unos meses, nos cruzamos en nuestro camino con una de esas personas que sin duda disfruta de su trabajo y hace disfrutar a aquellos que están cerca; se trata de la consultora Bibi Villa: una amante de la innovación, la cultura emocional corporativa y la creatividad.

Hoy, queremos compartir contigo una serie de conceptos, ideas y reflexiones de la infinidad de contenido de valor que podrás encontrar en su blog.
Concretamente, relacionado con un concepto clave dentro de la lógica de BonusBank, una palabra tan breve y a la vez poderosa como el FEEDBACK.

 

Hablemos, por tanto, de EL PODER DEL FEEDBACK: la palabra feedback es un término inglés que significa retroalimentación; es decir, es una respuesta, una opinión acerca de un asunto o una situación particular.

 

Y aquí viene una pregunta importante: ¿para qué queremos el feedback de una situación o asunto? La respuesta está en el título de esta publicación: para EVOLUCIONAR.

Hablemos, por tanto, de EL PODER DEL FEEDBACK: la palabra feedback es un término inglés que significa retroalimentación; es decir, es una respuesta, una opinión acerca de un asunto o una situación particular.

Y aquí viene una pregunta importante: ¿para qué queremos el feedback de una situación o asunto? La respuesta está en el título de esta publicación: para EVOLUCIONAR.

Por tanto, podríamos catalogarlo de herramienta, quizá una de las herramientas más poderosas para lograr un crecimiento personal y profesional. Y es que…

Por tanto, podríamos catalogarlo de herramienta, quizá una de las herramientas más poderosas para lograr un crecimiento personal y profesional. Y es que…

El feedback bien utilizado nos puede permitir generar conexión y relaciones, basadas en la confianza, dentro de nuestros equipos.

El feedback bien utilizado nos puede permitir generar conexión y relaciones, basadas en la confianza, dentro de nuestros equipos.

Pero, para conseguir tal reto, se deben sentar unas bases, unos fundamentos, unos conceptos clave que deben cumplir las dos partes necesarias para llevar a cabo esta acción:
el Emisor y el Receptor.

 

 

Si eres el Emisor del feedback, asegúrate de:

  1. Buscar una evolución, una mejora, un crecimiento de la otra persona. Si perdemos este punto de vista, caeremos en reproches o quejas sin fundamento.

  2. Ser respetuoso y asertivo. No quiere decir que perdamos nuestra autenticidad y esencia, pero sí que seamos considerados con quien está delante.

  3. Estar tranquilo.Debemos evitar compartir según qué opiniones en momentos de enfado o disgusto, ya que se puede desvirtuar nuestro mensaje por las formas.

  4. Conectar con la mirada e incluso con el corazón de la otra persona. Si el receptor lo percibe, estará mucho más abierto a escucharte.

  5. Centrarte en los hechos, no en interpretaciones ni en las personas. Este punto es muy importante y conecta con las 3 dimensiones del feedback sobe las que hablaremos más adelante.

  6. Buscar el momento adecuado. Muy conectado con lo dicho en el punto 3, debemos medir bien nuestro estado anímico, pero también considerar el del otro interlocutor.
 

 

Si, por el contrario, eres el Receptor del feedback, asegúrate de:

  1. Tener la mente abierta. Siempre existen diferentes puntos de vista y debemos ser capaces de aceptarlos.

  2. Tener una actitud humilde. Emplear la información para crecer no debe ser una opción, sino la realidad.

  3. Tomar el feedback como una oportunidad brutal de crecimiento. Al fin y al cabo, se trata de una opción de mejora.

  4. Agradecer. Siempre debemos agradecer que nos den información de valor y a medida para nosotros.

  5. Escuchar con atención. Simplemente, escucha.

  6. Analizar la información y llevarla a la práctica. Una vez finalizado el feedback es el momento de llevar a cabo las acciones que creamos convenientes.

Pero, para conseguir tal reto, se deben sentar unas bases, unos fundamentos, unos conceptos clave que deben cumplir las dos partes necesarias para llevar a cabo esta acción:
el Emisor y el Receptor.


Si eres el Emisor del feedback, asegúrate de:

  1. Buscar una evolución, una mejora, un crecimiento de la otra persona. Si perdemos este punto de vista, caeremos en reproches o quejas sin fundamento.

  2. Ser respetuoso y asertivo. No quiere decir que perdamos nuestra autenticidad y esencia, pero sí que seamos considerados con quien está delante.

  3. Estar tranquilo. Debemos evitar compartir según qué opiniones en momentos de enfado o disgusto, ya que se puede desvirtuar nuestro mensaje por las formas.

  4. Conectar con la mirada e incluso con el corazón de la otra persona. Si el receptor lo percibe, estará mucho más abierto a escucharte.

  5. Centrarte en los hechos, no en interpretaciones ni en las personas. Este punto es muy importante y conecta con las 3 dimensiones del feedback sobe las que hablaremos más adelante.

  6. Buscar el momento adecuado. Muy conectado con lo dicho en el punto 3, debemos medir bien nuestro estado anímico, pero también considerar el del otro interlocutor.
 

Si, por el contrario, eres el Receptor del feedback, asegúrate de:

  1. Tener la mente abierta. Siempre existen diferentes puntos de vista y debemos ser capaces de aceptarlos.

  2. Tener una actitud humilde. Emplear la información para crecer no debe ser una opción, sino la realidad.

  3. Tomar el feedback como una oportunidad brutal de crecimiento. Al fin y al cabo, se trata de una opción de mejora.

  4. Agradecer. Siempre debemos agradecer que nos den información de valor y a medida para nosotros.

  5. Escuchar con atención. Simplemente, escucha.

  6. Analizar la información y llevarla a la práctica. Una vez finalizado el feedback es el momento de llevar a cabo las acciones que creamos convenientes.

Tras estos consejos, lanzamos una nueva pregunta:

Tras estos consejos, lanzamos una nueva pregunta:

Desafortunadamente, muchas veces en las organizaciones (¡y también fuera de ellas!) solo se dice lo que va mal. Al final todo acaban siendo bombas y pese a que gran parte de los consejos anteriormente citados están enfocados a un posible feedback más crítico o “negativo”, creemos que siempre que se pueda se debería hacer crecer al otro haciéndolo sentir bien y dando opiniones positivas.

 

¿Quiere decir esto que solo debemos dar opiniones positivas o callarnos las negativas? 
Ni mucho menos, toda retroalimentación se hace imprescindible para crecer; el problema aparece cuando únicamente la negativa es la que se manifiesta.

 

Hay un factor muy importante a tener en cuenta a la hora de dar feedback (el cual hemos citado anteriormente) y son las 3 dimensiones de una opinión (Smart Feedback, 2017):

  • La verdad: los hechos, algo objetivo, lo que es o lo que ha sido.
  • La identidad: cómo afecta esta verdad a nuestra persona, a nuestro ego.
  • La relación: quién nos está diciendo qué.
 
 

Por tanto, si aprendemos a darnos la opinión sin atacar, para un bien común, apelando solamente a la verdad, sosteniendo la identidad del otro y no mezclando la relación que se tiene, podríamos ser más sinceros y esto nos conectaría más. Si queremos equilibrar la retroalimentación, no hace falta que busques algo positivo, tan sólo compénsalo con la identidad y no mezclando la relación.

 

Y queda finalmente la guinda del pastel, si queremos dar un feedback inigualable: el MIMO.

Sí, como lo lees; no importa que proceda de un compañero a otro, de un líder a su equipo o viceversa, la clave está en cumplir estos 4 pasos:

Desafortunadamente, muchas veces en las organizaciones (¡y también fuera de ellas!) solo se dice lo que va mal. Al final todo acaban siendo bombas y pese a que gran parte de los consejos anteriormente citados están enfocados a un posible feedback más crítico o “negativo”, creemos que siempre que se pueda se debería hacer crecer al otro haciéndolo sentir bien y dando opiniones positivas.

 

¿Quiere decir esto que solo debemos dar opiniones positivas o callarnos las negativas? 

Ni mucho menos, toda retroalimentación se hace imprescindible para crecer; el problema aparece cuando únicamente la negativa es la que se manifiesta.

 

Hay un factor muy importante a tener en cuenta a la hora de dar feedback (el cual hemos citado anteriormente) y son las 3 dimensiones de una opinión (Smart Feedback, 2017):

  • La verdad: los hechos, algo objetivo, lo que es o lo que ha sido.

  • La identidad: cómo afecta esta verdad a nuestra persona, a nuestro ego.

  • La relación: quién nos está diciendo qué.
 
 

Por tanto, si aprendemos a darnos la opinión sin atacar, para un bien común, apelando solamente a la verdad, sosteniendo la identidad del otro y no mezclando la relación que se tiene, podríamos ser más sinceros y esto nos conectaría más. Si queremos equilibrar la retroalimentación, no hace falta que busques algo positivo, tan sólo compénsalo con la identidad y no mezclando la relación.

Y queda finalmente la guinda del pastel, si queremos dar un feedback inigualable: el MIMO.

Sí, como lo lees; no importa que proceda de un compañero a otro, de un líder a su equipo o viceversa, la clave está en cumplir estos 4 pasos:

M (antener). ¿Qué mantengo en mi trabajo? Llega la hora de exponer todo aquello que nos gusta, todo lo positivo que hay en una determinada situación, lo que debe mantenerse.

I (ncorporar). ¿Qué incorporo en mi trabajo? En este apartado se transmite qué añadir para futuras ocasiones en nuestra forma de trabajar.

M (ejorar). ¿Qué mejoro en mi trabajo? Partimos de aquello que se está haciendo actualmente, pero que presenta una oportunidad de mejora.

O (mitir). ¿Qué omito en mi trabajo? Invitamos a expresa qué no debe hacerse o bien deba volverse a dar en futuras situaciones.

Como puedes comprobar, el mundo del feedback está repleto de ingredientes y cuenta con infinidad de recetas en constante evolución, según la realidad y necesidad de cada empresa, equipo o persona.

 

El objetivo de BonusBank es muy sencillo, a la par que un reto:
Ayudar a que cualquier persona pueda dar feedback de forma instantánea, a cualquier compañero o empleado y adaptándose a sus necesidades en todo momento.  

Como puedes comprobar, el mundo del feedback está repleto de ingredientes y cuenta con infinidad de recetas en constante evolución, según la realidad y necesidad de cada empresa, equipo o persona.

El objetivo de BonusBank es muy sencillo, a la par que un reto:

Ayudar a que cualquier persona pueda dar feedback de forma instantánea, a cualquier compañero o empleado y adaptándose a sus necesidades en todo momento.  

¿Quieres saber más?

Concertemos una reunión e iniciemos el cambio

¿Quieres saber más?

Concertemos una reunión e iniciemos el cambio

Legal

¿Quieres impulsar el cambio?

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto

Legal

¿Quieres impulsar el cambio?

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto

Copyright © 2021 BonusBank. All rights reserved.